Blog

Buena gente en tiempos del mal / Svetlana Broz

Conferencia de Svetlana Broz en el marco del taller Memoria y procomún, organizado por el grupo de trabajo del mismo título que coordina Juan Gutiérrez en Medialab Prado.

(Material reproducido de la web de MEDIALAB PRADO).

En inglés con traducción simultánea

Texto de Svetlana Broz:

“Basándose en la invitación del Medialab-Prado, un programa del Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid, a participar en su grupo de trabajo “Memoria y Procomún”, que tiene como objetivo recuperar la memoria histórica desde el comienzo de la Guerra Civil en 1936 hasta la actualidad, la Dra. Svetlana Broz, autora del libro Good People in an Evil Time (Buena gente en tiempos del mal, Kailas, Madrid, 2006) da una conferencia que parte de su experiencia buscando ejemplos de personas que rechazaron las normas imperantes durante la Guerra de Bosnia de 1992-1995, arriesgando y en ocasiones sacrificando sus vidas para proteger a aquellos que eran perseguidos injustamente y no pertenecían a su mismo grupo étnico. La conferencia es una clase abierta de ética y un homenaje a todas esas personas íntegras, que deberían servir como modelos a seguir para las generaciones actuales y futuras en el tema de la valentía civil y la reconciliación.

Desde la perspectiva de la constante importancia de estudiar los esfuerzos dirigidos hacia la reconstrucción de una comunidad sólida en la antigua Yugoslavia y, más específicamente, Bosnia y Herzegovina, las experiencias de una organización no gubernamental y sin ánimo de lucro local son valiosas y relevantes. Once años después del cese de violencia, logrado a través de la intervención internacional, la región sigue sufriendo muchos males sociales. La vida es incomparablemente más difícil ahora que hace quince años cuando estalló la contienda. A pesar del hecho trágico de que la violencia se inició y orquestó políticamente, los esfuerzos de reconstrucción con frecuencia han sido diseñados en función de distinciones étnico-nacionalistas y, por lo tanto, han remarcado las divisiones sociales entre las distintas comunidades. La incoherencia social no guió la violencia. Sin embargo, se ha convertido en una de las trágicas consecuencias de la guerra, el acuerdo de paz, que divide al país en función de parámetros étnico-nacionalistas por la constitución, y, en cierto sentido, de los muchos esfuerzos para resiliencia y reconciliación.

Como consecuencia, es posible que actividades a gran escala con el objetivo de resiliencia hayan dejado la región más debilitada aún. ¿Qué implica para el entendimiento de una comunidad sólida y qué pueden contribuir las experiencias de una ONG?


Valentía civil: Buena gente en tiempos del mal

Rechazando la creencia de que nada humano existía en medio de la locura de la guerra en Bosnia y Herzegovina y de que la sociedad se estaba destruyendo a sí misma desde dentro, busqué la humanidad tras los titulares. Empecé a ir a las zonas de combate en enero de 1993 – inicialmente como cardióloga determinada a ayudar a por lo menos una persona carente de cuidados médicos por la guerra.

Sin embargo, al dedicarme al cuidado de personas de las tres etnias o nacionalidades mayoritarias – distinguidas por los políticos nacionalistas como croatas católicos, bosnios islámicos y serbios ortodoxos – sentí la necesidad que tenían de abrir sus almas y hablar como seres humanos, sin ser juzgados por sus destinos en la guerra. De sus confesiones cortas y espontáneas en el ala de cardiología, comprendí la necesidad que sentían por la verdad, que en lugares donde caían bombas, estaba sorprendentemente matizada y sofisticada, comparada con las imágenes dominantes, mucho más simplistas, de la zona de guerra Bosnia.

Me contaron historias de individuos en Bosnia y Herzegovina que tuvieron la valentía de enfrentarse a los crímenes que se estaban cometiendo contra personas inocentes, incluso cuando no tenían armas con las que luchar. Estas personas sirvieron como ejemplo de la bondad, la compasión, la humanidad y la valentía civil que existieron en estos tiempos crueles.  Se liberaron de la identidad del bystander (el testigo silencioso), esa persona que elige mirar en otra dirección, ignorar y aceptar en silencio el sufrimiento de los demás. En su lugar, estos seres humanos proporcionan ejemplos apremiantes de upstanders (personas que se enfrentan a la adversidad),i gente que son fieles a sus convicciones morales y demuestran gran valentía civil a través de sus actos, incluso en una situación tan horrible como la guerra de Bosnia. Mi libro Good People in an Evil Time es una colección de 90 testimonios de primera mano de personas que han sobrevivido la guerra, ilustran las distintas maneras en que personas anónimas fueron upstanders.

Algunas personas pueden rechazar estas historias, creyendo que los ejemplos de violencia en tiempos de guerra revelan mucho más sobre la naturaleza humana. No estoy de acuerdo. Debemos prestar especial atención a estas historias, porque son un reflejo de lo que somos y nos exigen que reflexionemos sobre nuestros propios actos y comportamiento. Demuestran claramente la posibilidad de elegir, incluso en las circunstancias más extremas. Compartidas, estas historias pueden motivar a más personas a enfrentarse con, y expresarse en contra de, el mal, y actuar acorde con su moral. Las centenas de entrevistas que he conducido y las reacciones de decenas de miles de personas con las que he compartido estas historias han confirmado de manera constante esta idea, he descubierto que compartir estas historias puede tener el efecto real y duradero de inspirar a otros a seguir su ejemplo.

Estos ejemplos de resistencia humana individual, que afectan a la comunidad humana donde no existe ninguna ayuda externa, me han llevado a fundar la ONG GARIWO en Sarajevo. Su objetivo es enseñar a los jóvenes la capacidad que tiene el individuo de proteger a personas de otros credos y etnias de crímenes contra la humanidad. Educa a los jóvenes sobre los muchos actos de bondad y valentía que muchas personas altruistas llevaron a cabo durante la tragedia que tuvo lugar en la antigua Yugoslavia hace algo más de una década. Aprender de los ejemplos de aquellos que se enfrentaron al odio masivo y a las atrocidades que tuvieron lugar en las peores circunstancias imaginables, sirve a propósitos de reconciliación, porque demuestran la bondad de seres humanos concretos y no la maldad de grupos socialmente construidos. Además, ayuda a los jóvenes de hoy a darse cuenta de que ellos también pueden elegir. O bien callan y aceptan las cosas como son, o bien deciden desafiar la inmoralidad y la injusticia para un futuro mejor.

Los efectos de la guerra que terminó hace once años continúan y la destrucción social permanecerá si no se refutan. La intolerancia, la división étnica y la impunidad inspiran odio, miedo y desconfianza e impiden el progreso y desarrollo del país. Por ello nuestro programa se centre en ayudar a que las personas miren hacia delante, no hacia atrás. Aprender sobre valentía civil inspira a la acción. GARIWO integra actividades educativas con actividades cívicas para estimular la valentía social y acrecentar sus efectos. Sus redes regionales de líderes jóvenes crece sin parar y proporciona más oportunidades para colaboraciones (internacionales).

¿Cómo contribuye todo esto al desarrollo de una sociedad responsable?

Al centrarnos en buenas personas, en vez de en víctimas, verdugos y grupos xenófobo-nacionalistas, contribuimos a la confianza, acción social y colaboración. Como resultado, se puede promover la concienciación sobre la valentía individual, humana, civil. Esto construye resiliencia. Cada acto de valentía civil sirve como ejemplo que restaura la fe en la humanidad y abre perspectivas para la coexistencia social. Al final, todos los cambios positivos en Bosnia y Herzegovina, y en otros lugares, dependerán del individuo que está a la altura de sus responsabilidades de actuar en contra de los prejuicios, intolerancia, inhumanidad y violencia. Éste es el sujeto de la valentía civil, que es de relevancia no sólo en situaciones de emergencia pública, si no también en los retos morales – de relevancia más inmediata – de la vida social de todos los días. En mi opinión, también es como los objetivos de NGO GARIWO y los testimonios de Buena gente en tiempos del mal pueden contribuir a definir la idea de resiliencia, a entender la comunidad que resiste y al desarrollo de una sociedad responsable.”

Artículo de EL PAÍS sobre Buena gente en tiempos de mal

Buena gente en tiempos de mal

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *