Blog

Historia de paz en la Guerra Civil Española

Según él me contó que esta familia vivía en Morata de Tajuña, por lo visto pueblo con una gran tierra de vega, y que la familia (hermano del protagonista que por cierto se llamaba Perpetuo) llevaban en carro a los pueblos de Daganzo, Ajalvir, Cobeña, Algete…y vendían lo que sacaban de los huertos, parece ser que de esos viajes empezaron amistades fuertes en todos los pueblos pero en especial en Cobeña.

En esos años empezó la Guerra civil (1936) y el hermano del protagonista pertenecía al Partido Socialista, pero claro, su hermano Perpetuo era sacerdote y en esa época al inicio de la guerra se les perseguía e incluso mataba; parece ser que en una reunión del partido socialista en el pueblo de Morata , alguien dijo que no se podía ser cristiano y socialista, se levantó el hermano de Perpetuo y por lo visto dijo: si no puedo ser socialista y cristiano, ahí está mi carné del partido. Lo rompió y salió de la reunión. Al poco tiempo, (no sabe cuánto tiempo transcurrió) parece ser que le dijeron que su hermano había sido fusilado y enterrado en Paracuellos.

Volvamos a hablar de Perpetuo. No tiene muy claro si Perpetuo fue párroco en Cobeña, parece ser que sí, y ahí es donde empieza el relato muy corto pero es que lo escuchaba de niño y más o menos lo que le contaron ya de mayor; Perpetuo era muy querido por todos, ya que sencillamente era una “buena persona” pero quizás las envidias o los odios injustificados llevaron a alguien a denunciar al “párroco”. Como es lógico empezaron las persecuciones y la búsqueda de este, pero se encontró con una familia Republicana que lo tuvo en su casa, no obstante la búsqueda cada día era más férrea y estuvo acogido en casas de vecinos, de distintos bandos, durante una época solo estaba encerrado en las casas sin salir a la calle, pero algunos “chivatazos” cada vez daban más señales de donde podía estar. Volvió a la primera familia que le escondió, ya que al ser republicanos quizás era más seguro, pero no fue así, y en un registro sufrido en la casa, lo escondieron en tinajas llenas de aceite, parece ser que hubo días que no salía de las tinajas. Así pasó su tiempo de guerra; esta terminó y se convirtió en el párroco de una iglesia en Madrid, en Chamartín de la Rosa.

José Luis nos pidió que pusiéramos qué tipo de persona era después de terminar la guerra y describió lo que nos contó:

Nos dijo que jamás le escuchó hablar mal de los “rojos” como se les llamaba, ni por su persecución, ni por el fusilamiento de su hermano, es más, siendo Párroco ayudó a muchas personas perseguidas por el “régimen” después de la guerra. También me contó que en la parroquia tenía un dispensario para ayudar a los pobres, pero que también escondió en ese dispensario, a esos perseguidos por el régimen de esos años, aunque el obispado dejó de dar ayudas para mantener el dispensario y ordenó cerrarlos, él lo mantuvo mucho tiempo y con ayudas económicas lo fue manteniendo.

Perpetuo falleció muy “viejito” hace 30 años aproximadamente. Vivía con dos hermanas también ya fallecidas. Solo contaba con la ayuda de un Duque que mucho ha tenido que ver en la vida de Algete, que le mantuvo y ayudó hasta la muerte de él y sus hermanas, y lo que es la vida, toda la familia pensaba que tenía mucho dinero, solo dejó su recuerdo y sus actos, el que me lo cuenta conserva un Quijote que le regaló su tío abuelo Perpetuo.

Guillermo Espejo – 1º BACH. (2013-2014)

2 Comments

  1. Pingback: Perpetuo Espejo: Párroco de Cobeña | TINAJAS EN LA CUEVA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *